martes, 18 de marzo de 2008

La increíble historia de los monobestias (parte 2)



LA NAVE


1

¿Alguien puede, con una mano en el corazón, asegurar que es un buen cartógrafo?

¿Es posible atravesar volteantes mares en una piragua superando la carga máxima?

¿Qué es un GPS?

El Millán se tatuó un ancla en el brazo sacando a relucir su nueva gorrita de bombero, y satisfecho de ser un buen marino decidió que otros le proporcionen una embarcación.

Cuatro hachazos en la cabeza de la señorita Roberta bastaron para pintar con sus sesos las paredes de la salita de cuatro, convenciendo a los minúsculos niños de diseñar un buen barquito.
Pero en sueños se había aparecido la piragua, y resulta difícil confrontar el ideal.
Nuestros héroes estaban nerviosos.
El doctor Pais se cortó una mano por puro reflejo provocando unos instantes de distensión.
Isock propuso olvidar el improbable sistema piraguíl y levitar. Podrían hacerlo sobre los mares a una velocidad constante de cuatro milímetros por minuto. Pero semejante desapego le resultaba conveniente al Millán. El necesitaba el artefacto, y como se sabe es un fetichista extremo: artefacto negro y brillante.
Entró el colchón de dudas.

De repente ciertas irradiaciones rebotaron por la salita inflando todo. Los niñitos se empezaron a pochoclear, creciendo con la in contención de un gremlin, atravesando el secundario, algunos muriendo de sobredosis, embarazándose, volviéndose facultativos, casándose... en fin, pudriéndose de a poco en un ciclo vital de dos minutos treinta y cinco segundos.
(Fue mejor así porque no eran buenos constructores)
Esas irradiaciones materializaron una figura en la esquina derecha, junto a un cuadrito de Pluto.
Era El Niño del Espacio, mucho más gordo y con corbata.
Ante la mirada perpleja de los otros tres palurdos comenzó a cacar/ defecar sobre una vitrina con tartitas, y esos, los palurdos, pensaron que era comida. Pero no.
Pensemos nosotros en esto:
El objetivo principal que debe perseguirse al conducir una caldera es la “seguridad” pues es un elemento sometido a presión y a temperaturas relativamente grandes cuya explosión es de consecuencias graves para el personal a cargo y para los edificios en los cuales está instalada.
Por supuesto:
La caquita del espacio materializaba la imagen poderosa de una piragua dotada de caldera: Escala 1/48, pero perfecta...
De más está decir que nadie podía llegar con destreza a concretar el modelo 1/1. Tarea imposible.
Resulta evidente que en esa situación debía aplicarse la lógica micronianos-zentraedis, pedagogía extrema de la primera temporada de “Robotech”.
Todos sabemos que tres espías fueron enviados por los zentraedis al SDF-1. Espías micronianizados en unos líquidos espectaculares.
En la salita se pensó en eso: La micronianización era la solución más práctica, haciendo llegar a los tres opitas al fabuloso mundo de la escala 1/48... luego se vería que hacer.
Automáticamente en el rincón se produjo una explosión cromática, y el niño del espacio desapareció justo a tiempo.

Se quedaron solos frente a la piragüita ideal y maloliente.
Hubo un silencio movedizo.
La urgencia presentiza, dicen los lamas.

Cierto súbito “fushhhhhhh”, con vientito, deslizó ese volante por debajo de la puerta de la salita.
Con miedo lo encararon.

“LA NASA:
Reactores, Aceleradores de partículas, Vuelos espaciales
Vida artificial. Todo tipo de artilugios para realizar tareas imposibles.

DESCUENTO A ESTUDIANTES Y DESESPERADOS

San Luis 149 (esquina Uruguay) EE UU “

La alegría los desbordó, y supieron cual era su próximo destino.